AROMATERAPIA en tu vida

Durante miles de años, la aromaterapia se ha utilizado como medio de obtener bienestar físico y emocional. Su uso puede remontarse al menos hasta el antiguo Egipto, donde se conocían los poderes terapéuticos de los aceites esenciales; en extremo oriente, en particular en china, hay una larga tradición en aromaterapia. Las esencias, compuestos volátiles naturales producidos por las plantas, aportan el aroma característico que atrae a los insectos polinizadores y facilitan la retención de agua. Las esencias se extraen por destilación o maceración de las flores de unas especies y las hojas de otras. Su eficacia terapéutica deriva de la unión de dos fuerzas poderosas: la capacidad curativa de las propias esencias y la receptividad de la piel y el olfato humanos.

Son numerosos los relatos sobre las virtudes curativas de las esencias, y uno de los más conocidos es el de Gattefosé, antiguo aroma terapeuta francés: Como se quemara la mano, la sumergió inmediatamente en esencia de espliego y observó que en poco tiempo se le curó. Se ha investigado poco sobre la forma que actúa la aromaterapia sobre la mente; trabajos realizados en la Universidad de Milano han demostrado que las esencias son eficaces frente a la ansiedad y la depresión. Estimulan los nervios del órgano olfatorio, conectados directamente a la región del cerebro que controla las emociones. También estimulan las terminaciones nerviosas de la piel y los aroma terapeutas creen que su efecto se propaga por los nervios hasta alcanzar la glándula pituitaria. Esta controla todas las demás glándulas del organismo, entre ellas las adrenales, que a su vez regulan las respuestas al estrés y a la relajación.

EMPLEO DE LA AROMATERAPIA

Las esencias pueden tomarse internamente, pero sólo bajo supervisión de un aroma terapeuta cualificado. No obstante, hay otras formas de beneficiarse de tales esencias y de convertir la aromaterapia en parte de la vida cotidiana. Estos métodos facilitan la relajación y estimulan el sentido del olfato, muy afectado por la contaminación de muchos de los productos habitualmente utilizados en el hogar. Una de las formas más eficaces de utilizar los aceites esenciales es en el masaje, que activa las terminaciones nerviosas y estimulan la circulación sanguínea superficial, acelerando así el paso de los compuestos al organismo. Otro método recomendable consiste en echar dos gotas de esencia en un baño caliente y permanecer al menos 10 minutos en el agua, con puertas y ventanas cerradas para mantener el vapor y absorberlo por la piel y la nariz. Otra opción es inhalar el vapor desprendido por unas pocas gotas vertidas en un cacharro con agua muy caliente. Las esencias pueden también colocarse en un aparato vaporizador o verterse sobre una bombilla, para que se evaporen por acción del calor.

IMG_7805

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s