Apicultura Femenina (rPAR) red de Producción de Abejas Reinas

!ES LA APICULTURA UNA ACTIVIDAD FEMENINA O MASCULINA?!

La colonia de abejas es un matriarcado formado por miles de obreras (hembras infecundas que
hacen el grueso de las actividades de la colmena), un puñado de zánganos (machos que en su
mayoría mueren sin haberse apareado) y una única reina (hembra fértil, fecundada por varios
zánganos y madre de todos los individuos de la colmena.
Las abejas juegan un papel central en la propagación de las plantas, fecundando flores y
contribuyendo grandemente en la producción de frutos y semillas por lo que incrementa
notablemente las posibilidades de la Madre Naturaleza para mantener biodiversidad y riqueza.
La apicultura: Arte y ciencia de criar abejas. La apicultura – mujer – practicada principalmente
por hombres. Tal vez sea esta una relación de pareja, de partes que de alguna manera se
complementan: ¿trabajo pesado?, en parte sí. Sin embargo, algunos aspectos como la cría de
reinas, es trabajo delicado, de buen ojo y buen pulso. Desde mi punto de vista es un trabajo ideal
para jóvenes mujeres campesinas.
La apicultura de alta montaña orientada la producción de abejas reinas, polen y propóleos es una
propuesta para mujeres, madres solteras, en una sociedad donde el embarazo precoz en los
estratos menos educados es una realidad creciente.
La idea central es ubicar apiarios de fecundación manejados por mujeres a lo largo de las cuencas
altas de los ríos que nacen en los parques nacionales Sierra Nevada y Sierra de la Culata del
municipio Rangel del estado Mérida.
Estas cuencas presentan características comunes como son:
1. Están sometidas a la presión del sector agrícola que se expande sin control aún dentro
de los Parques Nacionales, deforestando bosques o páramos y rompiendo tierras en
pendientes excesivas.
2. En ellas se produce agua en abundancia la cual rápidamente es contaminada con
agroquímicos y/o es secuestrada para los regadíos. Aguas abajo se encuentran
generalmente poblaciones enteras .que hacen uso de ellas para su consumo doméstico,
generando así un problema de Salud Pública cuya magnitud aún no ha sido entendida.
3. Las cuencas altas, y muy particularmente aquellas por encima de los 3000 msnm son
optimas para la fecundación de reinas de razas puras lo cual no se hace en nuestro país.
4. Dichas cuencas son de una probada producción de polen y propóleos durante casi
todo el año.

La participación de mujeres locales en una Red de Producción de Abejas Reinas (rPAR) permitiría
entre otras cosas:

1. Incorporar una actividad ecológicamente sana (apicultura) dentro de un plan de
diversificación de la producción para los valles altos con miras a rescatar esas cuencas.
2. Aportar un ingreso adicional para madres solteras que puedan tener una ocupación de
tiempo parcial.
3. Generar una conciencia mayor de la importancia de preservar el Medio Ambiente allí
donde urge hacerlo (los propios habitantes de la cuencas) y en donde existe mayor
impacto en el largo plazo (el seno de la familia).
Volviendo a la pregunta inicial: ¿Es la apicultura una actividad femenina?, podemos responder
que podría serlo y de la mejor manera. Está en nuestras manos hacerlo ya que necesitamos crear
opciones ecológicas para una economía sana que respete el medio ambiente

Palabras clave: apicultura, alta montaña, cría de reinas, femenino, género.

image

Juan Carlos SCHWARTZENBERG.
La Casita de la Miel

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s